Info@pablobaque.org
+5411 4831.1716

8 experiencias piloto de Renta Básica Universal

Posted by: Equipo de prensa
Category: Política

Por: Laura Sánchez Fernandez | Fuente: unitedexplanations.org

La posibilidad de suministrar a la población una Renta Básica Universal o Incondicional se está haciendo un hueco cada vez más importante en el debate económico y político de muchas naciones. Sus beneficiosas consecuencias y discutida sostenibilidad centran el debate de una medida que tendría a los más humildes como principales beneficiados. Sin embargo, en muchos sitios ya supone una realidad. ¿Qué ha ocurrido allá donde se ha implantado? Repasamos los resultados de las principales experiencias alrededor del globo.

La renta básica es un sistema donde todos los ciudadanos/residentes de un país perciben regularmente una cantidad monetaria independientemente de su género, religión, condición sexual o cualquier otra variable. Se supone que esta cantidad responde al derecho que cada ciudadano tiene para cubrir sus necesidades vitales.

Los beneficios que aportaría este tipo de programa sería la disminución del trabajo ilegal ya que, al percibir esta renta mínima, un ciudadano podría esperar a tener un trabajo con mejores condiciones, y reforzar por tanto su posición negociadora. Además, mejoraría la situación de las personas con un nivel adquisitivo bajo, así como incentivaría el fomento del autoempleo dado que la persona autónoma tendría la seguridad de esta renta básica. Por último, la cantidad que el estado invierte en estos programas se recuperaría con el gravamen de los salarios.

Por el contrario, los detractores de la creación de un sistema de renta básica se escudan en la afirmación que fomentaría el desempleo ya que, con este tipo de paga, habría gente que no trabajaría y que preferiría subsistir únicamente de esta renta. También aducen que se produciría un “efecto llamada”, es decir, vendrían inmigrantes para poder beneficiarse de estas ayudas. De esta forma, el aumento de la población dificultaría financiar el sistema de renta básica. La forma de financiar este tipo de programas es otro de los puntos más controvertidos, principalmente entre seleccionar una tributación progresiva o indirecta.

En ningún país al completo se ha insertado un sistema de renta básica, pero si que se han creado programas pilotos en sectores de la población necesitados. A continuación, vamos a presentar algunos de ellos y los efectos que han conseguido en el grupo al que intentaban ayudar.

Finlandia

En 2015, Finlandia aprobó un programa de renta básica universal. El plan piloto consistió en seleccionar a 2.000 participantes de forma aleatorizada de aquellos desempleados o que percibían alguna ayuda al desempleo. Mensualmente, se les ha asignado una paga de 560€/mes libres de impuestos.

Este plan piloto se ha lanzado entre los años 2017 y 2018, así que solamente se tienen datos parciales de los efectos. De hecho, la OCDE ha admitido que el programa está teniendo efectos positivos. De momento, han aumentado los emprendedores. Habrá que esperar más tiempo para conocer los resultados concretos del programa.

Pero, el debate dentro de la OCDE ya está servido. Los detractores se empeñan en afirmar que es un sistema insostenible por el gasto que representa para los estados. También afirman que no es la panacea contra las desigualdades que encontramos dentro de cada país y que solamente beneficia a la clase media. Y para justificar este éxito finlandés, dicen que es causado por ser en un período de tiempo determinado.

El caso de Italia: Livorno

El alcalde de Livorno lanzo un proyectó en 2016 de 6 meses de duración que garantizaba a 100 de las familias más pobres de la ciudad una cuantía de 517€/mes. Pese a las críticas recibidas por no fomentar el empleo, el proyecto se ha extendido a más familias.

En este experimento, los beneficiarios debían cumplir una serie de requisitos, entre ellos ser residente del municipio los últimos 5 años, ser desempleado, estar registrado como demandante de empleo y que la renta familiar no excediese los 6.530€ brutos por año.

Incluir el requisito de la residencia es una buena manera de dificultar el “efecto llamada” ya que, durante 5 años, como es el caso, los nuevos residentes tendrían que subsistir sin esta ayuda.

Países Bajos

Otro país europeo que ha intentado lanzar un programa de renta básica es Holanda. El proyecto, no aprobado aun, creaba cuatro grupos que percibían diferentes cuantías según las condiciones que cumplía. Uno de los problemas con los que se ha encontrado este proyecto son las restricciones impuestas por el propio gobierno nacional que prohíbe la experimentación con beneficios incondicionales.

En julio del 2017, el ministro de asuntos sociales autorizó experimentos de renta básica en cinco municipios: Groningen, Wageningen, Tilburg, Deventer and Ten Boer. Para que este experimento se tuviese en consideración, fue necesario que se introdujese la garantía de reinserción laboral en un período de tiempo.

La parte negativa de estos experimentos es que no son completamente de renta básica, ya que al cabo de un tiempo de percibir el dinero no cumplen con los requisitos y son expulsados del mismo.

Namibia

El proyecto de este país se lanzó en el 2008 y consistió en proveer de 100N$/mes a cada persona menor de 60 años en Otjivero-Omitara. Dado el movimiento migratorio que se produjo a la zona, Los resultados obtenidos se ven minorizados ya que la renta per cápita disminuyó. En cualquier caso, los beneficios obtenidos son dignos de ser mencionados ya que la tasa de pobreza de los hogares disminuyó. Entre los hogares que no se vieron afectados por la inmigración, la tasa bajó al 16%.

El caso de Livorno, donde se añadió como requisito residir en el municipio un mínimo de 5 años es una manera de disuadir a la población de ir al lugar donde se percibe la renta básica. Esto implicaría estar un tiempo sin recibirla y tener que subsistir por otros medios distintos a esta ayuda.

Uganda

El programa en Uganda se centró en ayudar a los jóvenes, a los cuáles se les destinó una cuantía económica. El programa permitió que se incrementasen los negocios, y las ganancias de este grupo seleccionado.

Kenia

El programa lanzado en Kenia no lo hizo el gobierno del país sino una organización internacional benéfica de Estados Unidos. Han destinado 20 millones de dólares y ayudado a más de 50.000 familias. La particularidad de este fondo es que el dinero está en bitcoins y se financia con donaciones particulares. La percepción que reciben los beneficiarios es útil para paga tasas escolares, médicos, crear negocios. El estudio, además, divide en 4 grupos a los perceptores de la renta. Tres grupos reciben la ayuda: el primer grupo (40 aldeas), los residentes recibirán pagos en efectivo de alrededor de 23 USD por mes durante 12 años. El segundo (80 aldeas), los residentes recibirán pagos mensuales en efectivo por la misma cantidad, pero solo por dos años. El tercero (80 aldeas), los residentes recibirán un pago igual al ingreso básico de dos años. El último grupo no percibirá nada. Con este experimento, podrá determinarse si el uso de la renta es útil.

Los datos obtenidos hasta el momento son parciales y corresponden únicamente al primer grupo.

India

El caso de India se centra en 20 pueblos de Madhya Pradesh. Parece que los resultados que están obteniendo son positivos ya que pueden gastar más en comida, sanidad, escolarización de los niños, la cual ha mejorado un 68% y el inicio de nuevos negocios.

Canadá

En el caso de Canadá, se ha preparado un estudio piloto en 3 localidades de la provincia de Ontario. Este ensayo tiene una duración de tres años y garantiza un ingreso mínimo.

Se esperan un total de 4.000 participantes que se seleccionarán aleatoriamente entre el grupo de población con ingresos bajos que hayan vivido en una de las tres poblaciones un mínimo de un año. Una vez más, encontramos este criterio para evitar el “efecto llamada”.

La suma que recibirán dependerá de ciertos criterios: indidividuos solos, 11.340€ anuales; parejas, 16.038€ anuales. En el caso que tengan ingresos adicionales, el monto del beneficio se reducirá en un 50% de los ingresos ganados. Las personas con discapacidades recibirán una cantidad adicional de hasta 334€ por mes.

Los datos de este experimento no serán consultables hasta el 2020 y tampoco se han publicado datos parciales.

Estos son algunos de los proyectos que se han lanzado y que aparentemente han conseguido tener un relativo éxito. Se podría añadir alguno más como en Brasil o Escocia. También, se han realizado referéndums para consultar la creación de un programa de Renta Básica. Este fue el caso de Suiza, donde, a través de un referéndum, se rechazó crear este tipo de programa

En cualquier caso, los resultados todavía son parciales, pero éstos responden a las principales críticas que reciben estos programas. Una de ellas, el hecho que los ciudadanos trabajan menos al tener una ayuda, queda invalidada a través de los datos publicados hasta el momento donde aparecen aumentan los emprendedores. En aquellos países en vías en desarrollo, les ayuda a poder escolarizar a los hijos, a comer y a la sanidad. Otras de las críticas que es el efecto llamada, se vería reducido al incluir un tiempo de residencia obligatorio para percibir la renta. Si bien, estos programas se han probado en grupos y sectores poblacionales concretos, en general, los beneficios de un sistema de renta básica irían más allá de lo que sus detractores quisieran. Por lo tanto, si los gobiernos y diferentes organizaciones trabajasen conjuntamente, utilizasen los recursos y planeasen el programa adecuadamente, este sistema podría pasar de ser una utopía a ser una realidad que ayudaría a disminuir las desigualdades sociales.

Ver artículo completo en: 

 

 

Más información:

 

Author: Equipo de prensa

Dejá un comentario